Todos los años, se organiza  una jornada formativa  de enfermería  de salud mental del País Vasco y Navarra. Este año 2015 correspondía  la iniciativa  en  el colegio de enfermería de Gipuzkoa.  Desde el comité científico, y la comisión de salud mental, al que pertenecen y participan los  Hospitales de San Juan de Dios de Donosti y Mondragón, se ha  planteado la jornada en torno a la “Coordinación y Continuidad de Cuidados en Salud mental”.

El día 23  de octubre, presentaron sus comunicaciones, además de otros docentes,  el HSJD de Donosti (Sonia Gabilondo y Jaione Arrese), en referencia a la labor del Hospital, filosofía y valores, como en el desarrollo del trabajo en una unidad de media estancia y el Hospital SJD de Arrasate. 

Del Hospital SJD de Mondragón desarrolló su ponenciaPablo Carrillo, en relación a la continuidad de cuidados en una unidad de larga estancia de psiquiatría como psicogeriatría.

Desde un primer momento se resaltó la importancia de enfermería  de modo muy relevante; en este periodo,  en los cuidados a personas con problemas de salud mental severos/graves, que requieren una estancia más prolongada en el hospital, donde es más evidente y necesaria, la labor del Due  profesional. Se hizo un recuerdo histórico por qué estamos hoy donde estamos, gracias a los que antes precedieron en la atención a los enfermos mentales, en referencia a  los Hermanos de San Juan de Dios. 

Se destacó que la Larga Estancia no es un apartado, es un “contínuum” en una cadena unida a todo el sistema sanitario /familiar /social/legal.

            El ingreso de una persona en  larga estancia viene precedido por muchas variables a considerar y que hay que tener presente. En primer lugar por el personal de lo recibe. Los “prejuicios” del trabajador de un nuevo ingreso. Por las propias personas que ingresan, mayoritariamente en contra “de su voluntad”,y  el sentir de las familias.  El estigma, si cabe, más acentuado, y el sistema sanitario asistencial no está libre de prejuicios y discriminación al enfermo mental.

            Se invitó  a todos los presentes a reflexionar, en conceptos que hemos tenido y hoy pensamos,  como, qué entendemos por enfermedad mental crónica/severa/prolongada. ¿Dónde  está aún el diagnóstico fiable y curable? ¿Cuales el punto de inflexión de normalidad/anormalidad y los criterios para ser ingresado? ¿Qué cambios son necesarios? ¿Qué nuevo giro tenemos que adaptar en nuestras actitudes como profesionales ante las nuevas demandas, más severas y de inicio más temprano y, si cabe, con otro modo de afrontar?.

            La necesidad de  mejorar los informes de enfermería, de tener un sistema abierto entre todos los centros de información (sean públicos o concertados), siempre dentro de la protección y confidencialidad de datos, para comunicamos entre centros, fue una de las solicitudes como posibles mejoras para que exista una continuidad de cuidados.

          Se abordaron temas tan significativos como:

·        Las personas que requieren un ingreso prolongado en psiquiatría y psicogeriatría, hace que el perfil del profesional de enfermería esté cimentado en bases sólidas y firmes, en actitudes más consolidadas y valores que den un valor añadido a su profesionalidad.  Paciencia, constancia, saber escuchar, empatizar, saber estar y autocontrol emocional, son algunos de estas fortalezas imprescindibles para no “quemarse”.

·        La humanización en Larga Estancia, cobra aún mayor importancia, enfermería es generadora de salud psíquica y física, familiar y social, y de relación de ayuda y espiritual.  Somos Cuidadores Integrales.

·        Nadie hace nada sin los otros, es necesario “el trabajo en equipo interdisciplinar”. Siempre ha de ser el Centro la persona enferma, sino la dispersión, el cumplir, el fichaje, el superego, como la medicina defensiva… serían lo que “ocuparía”nuestro trabajo.

·          Los “nuevos crónicos” van  a impeler un cambio de paradigmas en cuanto al perfil del persona que ingresa, sus nuevas necesidades, mayor fragilidad y vulnerabilidad, tratamientos más prolongados y especializados, como el incremento de problemas éticos en la práctica clínica.

Lo que va a  funcionar en la labor de larga estancia, que siempre será necesaria en módulos especializados:

·        Un cambio de mentalidad del paciente crónico a persona enferma en cuidados/rehabilitación/ reinserción.

·        Trabajar en integración dentro de un modelo multiprofesional.

·        Incrementar los recursos en pro de un cuidado más individualizado y personal.

·        Fluidez intercentros. Dejar los tópicos de público/privado.

·        Ser autocríticos en el trabajo diario, compartir éxitos, mejorar  debilidades.

·        Siempre seguir revisando lo que “aprendimos”. Formación Contínua. 

Al final de la exposición se hizo referencia a algunas actividades de desarrolladas por enfermería en pacientes de larga estancia en el Hospital San Juan de Dios, dentro del Programa General de Habilidades de la Vida Diaria, y también en relación  con el departamento de Terapia Ocupacional (Psicología); ”para la mejora de la conducta autodeterminada en personas con enfermedad mental grave y prolongada”.

Se hizo  mención a la reciente experiencia de estudiantes y pacientes  del hospital de San Juan de Dios, para convivir y realizar un intercambio de vivencias encontra de la ESTIGMATIZACIÓN de personas con problemas de salud mental en la casa de Respalditza.